martes, 13 de septiembre de 2011

En cada momento: Una frase

Y pensar que..... No sé porque cuando empiezo a escribir algo de da por empezar así, será una manía supongo.
Bueno, os voy a contar un poco lo que me pasó:
El otro día estaba yo con Lucía y Rebeca, mis mejores amigas y se nos acercó Sara, una compañera nuestra que es un poco insoportable y que siempre nos anda criticando y me dijo:
-Marina, oye, ayer te vi hablando con Pedro (Pedro es mi mejor amigo). Ni se te ocurra volver a hablar con él.
- ¿Y eso?
- Escuchame bien Marina. Pedro es mio vale. Ni se te ocurra quitarmelo o te las verás conmigo.
Y se fue.
Pasé de explicarle que Pedro es mi mejor amigo y que no me gusta para nada, que no sé como un chico tan genial puede aguantarla y que no me extraña que tenga miedo de perderlo siendo tan fea. Me lo callé porque: No abras la boca si no estás seguro de que lo que vas a decir es más bello que el silencio. Por lo tanto, como yo estaba segura de que era más bello el silencio me lo callé.
Yo también me he preguntado y se lo he preguntado a Pedro cómo es que siendo un chico tan estupendo puede estar con la arpía de Sara pero nunca me contestó a esa pregunta y yo sola no soy capaz de contestarla.
Me encontré con Pedro a la salida
- (con tono de enfado) Pero como le puedes haber dicho a Sara que yo soy tu novio. No me gustas Marina, no me gustas, me gusta Sara. Es insoportable, lo sé, pero está buena y eso es lo único que me importa. Eres despreciable.
No me dio tiempo a contaestarle antes de que se fuera. ¿Pero por qué esa tipa la tomará conmigo? Oye, pues no, no me iba a hacer perder a mi mejor amigo y en cuanto llegúe a casa le escribí en su tablón del tuenti:
No hay nada más terrible que darte cuenta de que has tomado una decisión errónea y que no puedes dar marcha atrás porque es definitiva. Eso es lo que deberías sentir porque has decidido perderme como amiga por una cosa que te ha dicho Sara, errónea por cierto. Chat y te explico.
En cuanto se conectó se lo expliqué todo. Él dejó a Sara y volvimos a ser amigos pero no antes de que él me pidiera mil perdones.
Y como Pedro y yo volvimos a ser amigos Sara pensó que se lo había quitado y se acercó a mi, pero antes de que pudiera decir nada le salté:
- Yo suelo utilizar una frase en cada momento, y para este momento elijo: De lo único de lo que no nos quejamos de tener suficiente a parte del dinero es la razón. crees que la tienes, pero no es así. Pedro es mi mejor amigo y casi lo pierdo por tu culpa, sólo somos amigos-
-Sí, claro. Entonces ¿qué es esto?
Sara nos enseñó una foto en la que salíamos abrazados, el momento de nuestra reconciliación
-Una imagen vale más que mil palabras- nos dijo
-Si, para los analfabetos. Sara, somos amigos. Los amigos se abrazan.
Ella se fue no muy convencida y como ya he dicho, yo tengo una frase para cada momento y decido terminar con:
Si algo está pasando por tu cabeza no tiene porqué significar que es real.

PD: La siguiente historia, si habeis leido la entrada anterior tardará un poquito en ser publicada. BSS

1 comentario: