miércoles, 24 de agosto de 2011

Capítulo 1 de Amor, yo soy la culpable

Y así comprendí que mi amor no era más que una farsa y que estaba siendo utilizada y que la persona que yo creía mi amor verdadero, la persona perfecta era la más despreciable que había conocido en toda mi vida. Estaba leyendo "Tengo ganas de ti" y leí está cita que me pareció preciosa: Lo que en un determinado momento nos parece perfecto, con el paso del tiempo puede no serlo. Quizá entendamos que no era tan perfecto, y aunque lo hemos perdido, nadie dice que no podamos volver a encontrarlo o incluso encontrar algo mejor. Releí la cita un par de veces antes de  leer el mensaje que me habían enviado hacía apenas unos minutos: "lee el correo" decía.Era de un número que no conocía. Pues bien, abrí el correo y me encontré con esto:
-Lo siento, te dejo, he encontrado a una mejor que tú. No es gran cosa pero tú tampoco lo eres. Crees que por aceptar a salir contigo me iba a enamorar de ti, no, estabas muy equivocada, sólo lo hice porque me dijeron que si estabas con alguien ligabas más y funciona, eso no lo puedo negar. Espero que reazcas tu vida y que no te cueste mucho olvidarme, aunque creo que te va a costar porque estás pilladísima. Adiós. Mario.
Y así, por un correo es como decidía dejarme Mario. Concentré toda mi ira en mi mente y noté algo muy extrañó, como si tuviera un poder especial. Me costó unos días descubrir el poder que tenía pero descubrí que podía hacer que las personas se amen o se dejen de amar.
Yo, Rebeca, tenía un poder, algo fuera de serie, algo extraño. Tengo el poder de crear el amor o de destruirlo, donde yo quiera. Es genial, verdaderamente genial.

Continuará..... Próximo capítulo fin de la historia :)
Espero que os haya gustado

1 comentario: